Todos somos terroristas

Todos somos terroristas

¿Pero qué estoy escribiendo? ¿Cómo se me ocurre decir eso? Ahora las agencia de inteligencia internacional me tendrán fichado por escribir la palabra prohibida…

Este es un típico escenario de miedo a decir/escribir una palabra que tiene una carga política, social y emocionalmente elevada. Pero, ¿hasta qué punto el terror hace parte de nuestras vidas ya?, ¿desde cuándo?, ¿hasta cuándo?

 

Este post tiene la intención de abrir la visión del atentado de Barcelona, el más reciente, y escudriñar entre nuestras emociones y limitantes mentales la manera cómo interpretamos la realidad. Hasta el momento las redes sociales están inundadas de extremistas y no precisamente islámicos. Tras pasar 48h del atentado mensajes de Odio, Rencor, Muerte, Tristeza, Asco, Repulsión invadían Twitter, Facebook, Youtube entre otros. Pero de igual forma aparecían mensajes de Amor, Unidad, Luz, Fuerza, Sanación…esto luego como todo en la vida emocional de las grandes masas, el efecto efervescente empezó a decaer como se esperaba. A día de hoy luego de comentarios, publicaciones, noticias, llamadas, mensajes, imágenes y vídeos, quedan varia sensaciones en el publico: Miedo, Tristeza, Decepción, Rabia, Rencor, Apatía, Frustración. Pocas personas han pasado del extremo emocional en que se encontraban a la neutralidad.

Esa será la clave de esta publicación: Neutralidad.

 

Ahora acerquémonos al significado de Terror y así vamos sentando las bases de mi discurso.

Terror (del latín terrōr, genitivo terrōris) es el sentimiento de miedo o fobia en su escala máxima. Si el miedo se define como esquema de supervivencia, se puede asumir que el terror sobreviene cuando el miedo ha superado los controles del cerebro y ya no puede pensarse racionalmente. Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Terror

Terrorismo es el uso sistemático del terror para coaccionar a sociedades o gobiernos, utilizado por una amplia gama de organizaciones, grupos o individuos en la promoción de sus objetivos, tanto por partidos políticos nacionalistas y no nacionalistas, de derecha como de izquierda, así como también por corporaciones, grupos religiosos, racistas, colonialistas, independentistas, revolucionarios, conservadores y gobiernos en el poder.

Hasta donde yo leo, la definición nos ha metidos a todos en el mismo saco. En algún momento de nuestra vida habremos ejercido el terrorismo ya sea verbal, psicológico o físico.

 

¿Nos vamos acercando al por qué del título?

Antes de seguir adelante, quiero decir que mi corazón y mis pensamientos están con todas las personas a nivel mundial que han vivido experiencias traumáticas de terrorismo. Yo también las he experimentado en carne propia y desearía que alguien jamás pudiera vivir algo así.

A continuación expongo un listado bastante aproximado de los países que han sufrido ataques terroristas en los últimos años. España no es la única. Publicado en noviembre de 2016 por el IEP (Instituto para la Economía y la Paz – http://visionofhumanity.org/)

 

Ranking de los más afectados (Orden de mayor a menor)

1 Irak

2 Afganistán

3 Nigeria

4 Pakistán

5 Siria

6 Yemen

7 Somalia

8 India

9 Egipto

10 Libia

11 Ucrania

12 Filipinas

13 Camerún

14 Turquía

15 Tailandia

16 Niger

17 Congo

18 Sudán

19 Kenia

20 República Centroafricana

 

22 países europeos con mayor impacto del terrorismo. (Orden de mayor a menor)

1 Turquía

2 Francia

3 Rusia

4 Reino Unido

5 Alemania

6 Grecia

7 Suecia

8 Irlanda

9 Bosnia y Herzegovina

10 Finlandia

11 Italia

12 Kosovo

13 República Checa

14 Dinamarca

15 Noruega

16 Chipre

17 Macedonia

18 Bulgaria

19 Bielorrusia

20 Georgia

21 Bélgica

22 España

 

Como dato informativo, estos países son miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

¿Quién ataca? Alguien que se siente agredido.

¿Quién se defiende? Alguien que se siente atacado.

Tanto como si te defiendes como si atacas, mides fuerzas con un contrario, generas resistencia y posiblemente utilices la violencia en vez del diálogo y la comprensión.

Quien se defiende, ha creado correspondencia para ser atacado, y quien ataca crea correspondencia para que otro se defienda y lo ataque. Te suena ¿karma? Seguro que si, pero ¿correspondencia?

En el universo hay una serie de Leyes que mantienen el orden de todo lo que existe. Estas leyes son inmutables porque de lo contrario viviríamos en un caos a escala galáctica.

Hay que partir de la base que en el Universo rige la eficiencia. Todos sus procesos lo son energéticamente. Nada sobra y nada se malgasta. Todo se utiliza y reutiliza. Nada genera resistencia, todo fluye y confluye.

En ese orden aparece una Ley llamada Ley de Correspondencia la cual dentro de sus muchas acepciones dice que “todo lo que ocurre es perfecto y necesario”. “A nadie le ocurrirá algo que no estaba destinado a vivir”. Lo que acontece en el planeta hace parte de su correspondencia y ese hecho es matemáticamente preciso. La correspondencia puede ir de lo particular a lo general o viceversa.

Lo que piensas ahora es tal cual te lo estoy contando.

“¿entonces lo que ocurrió en Barcelona estaba destinado a ocurrir?”

Sigue leyendo…

Vamos de lo particular a lo general

Un ser humano que en su interior tenga sentimientos y emociones destructivas, se hará correspondiente con situaciones que refuercen esos sentimientos para que pueda llegar a procesos de neutralidad. A mayor experiencias traumáticas viva, se acercará a la comprensión de ese suceso.

Recuerdas cuando estabas en el colegio en clase de matemáticas y entre más ejercicios hacías más comprendías la lección? Esto es exactamente igual.

Ahora ese ser humano al generar una correspondencia de destrucción obviamente deberá relacionarse con personas que le aporten esas experiencias. Luego hay dos factores aquí. Los iguales se atraen. Si eres violento, te asociarás con violentos. Si eres racista, te asociarás con racistas, si eres extremista te asociaras con extremistas.

¿Qué hace España para ser atacada? Estamos en nivel 4-5 de Alerta Antiterrorista (NAA) hace un par de años. Al parecer España se ha hecho correspondiente con sus decisiones del pasado y sus actos a estar en el nivel en el que estamos.

De la afirmación anterior surgen otras preguntas:

¿Qué ha hecho Barcelona para ser atacada?

¿Qué tipo de correspondencia han hecho las víctimas para estar en esa posición?

¿Por qué son 100% correspondientes con su atacante?

Antes de responder a esas preguntas centremos nuestra atención por un momento en la cotidianidad de los mensajes de amor y fraternidad diciendo “Barcelona somos todos”. Pregunta: ¿Todos incluyendo el terrorista que también era de Cataluña?

Si TODOS somos UNO y ese UNO es el Amor, ¿Te has dado cuenta que esa frase incluyes a quien cometió esos crímenes? O es que ni siquiera te habías puesto a pensar en lo que escribías. ¿Lo haces porque es bonito, solidario y tiene visibilidad en la red?

Si Todos somos Uno y ese Uno es Amor, luego el Terrorista es Amor.

Si Uno es Odio y Uno somos Todo, luego nosotros somos Odio.

Todos somos terroristas.

¿Entiendes la lógica aristotélica? Es un silogismo aplastante en un razonamiento deductivo y que da mucho que pensar.

Piensa, pero para desarrollar tu consciencia, no para reforzar tu rigidez mental.

Para saber si estamos dentro de la Ley de Correspondencia existe una forma y es a través de los resultados que obtenemos. Esto es algo medible, verificable y reproducible al 100%. Se podría comparar con el método científico.

Siempre obtenemos resultados de nuestras acciones. Luego esos resultados los etiquetamos de buenos o malos, de constructivos o destructivos, de positivos o negativos y es normal ya que nuestro cerebro y sus procesos de comprensión de la realidad se basan por comparación de opuestos.

Imaginemos que la vida nos arroja un resultado de sufrimiento: el atentado de Barcelona. Ahí es cuando deberías hacerte la pregunta de arriba: ¿qué ha hecho Barcelona para ser atacada?. Lastimosamente no puedo contestar a esa pregunta y si tuviera la respuesta, tampoco creo que la dijera. Solo estoy aquí para hacer que muevas tus pensamientos a otra dirección y amplíes tu campo mental.

Lo que si puedo decirte, de manera muy general y sin entrar en detalles, sobre lo ocurrido en Barcelona, es que una ideología que quiere un control de un territorio específico de manera independiente ha entrado en conflicto con otra ideología que quiere exactamente lo mismo. Ahora, cada ideología tiene sus diferencias y formas de actuar distintas. Eso no cabe duda. Pero cada una elige la imposición como forma de hacer valer su punto de vista y su percepción de la realidad de manera mas o menos violenta. La violencia ES o NO ES. No puedes ser violento a medias o solo de palabra o de pensamiento. La violencia sea cual sea debería ser tratada desde planos universales y no socio-culturales.

¿Qué tiene que aprender España de esta experiencia? Eso tampoco puedo decirlo, pero si puedo invitar a que TODOS reflexionemos sobre ¿qué debemos aprender de lo que está pasando en nuestro país?, ¿qué tipos de pensamientos, palabras y acciones hago a diario para sumar a esa correspondencia colectiva?

Hay algo que no se puede discutir independientemente de tu ideología política, social o espiritual y es que en el universo no ocurre nada que no tenga que ocurrir. El universo es matemáticamente preciso. Todo lo que me ocurre en la vida es porque debía ser de esa manera y no de otra.

Si lo que lees te causa rechazo, es normal porque ahora mismo tu instinto, esa parte más primitiva que se aloja en el sistema límbico del ser humano, que ayuda a la conservación de nuestra especie, está en modo defensa. Lo llevas dentro de tu material genético. Este archivo de información que han llamado instinto, es lo que nos recuerda que tenemos un componente de comportamiento animal bastante acentuado. En ese mismo lugar se aloja el centro de creación emocional llamado la amígdala y es la que en este preciso instante, luego de haber deducido que el atentado en Barcelona es un hecho universalmente perfecto para nuestra evolución como especie, está creando emociones de rabia, tristeza, enfado, ira es lo que precisamente trabajó la persona que le “lavó” el cerebro a los jóvenes que perpetuaron el atentado. Tres menores de edad Moussa Oukabir, Omar Hychami y Houssaine Abauya. Luego Younes Abouyaaqoub, el autor del atentado de La Rambla, tenía 22 años, Mohamed Chemial 21 años, Said Aallaa 19 años.

Según Robert Blum, Director del Johns Hopkins Urban Health Institute, postuló haciendo un investigación sobre la adultez que “solo a partir de los 25 años, una persona puede considerarse adulta”. A partir de esa edad, explicaron los especialistas tras su investigación, es cuando el cerebro está completamente formado, porque antes aún no está bien equipado para evaluar racionalmente el riesgo y no opone resistencia a decisiones bajo influencia por condiciones estresantes o emocionantes.

Un porcentaje alto de quienes se vieron involucrados en el atentado de Barcelona eran jóvenes altamente influenciables. Jóvenes que pueden parecerse a tu hijo, sobrino, nieto, primo, vecino, pareja o amigo, porque a esa edad, se quiere pertenecer a un grupo, cambiar el mundo, dejar un legado, ser héroe, soñar con un mundo mejor. ¿pregúntate si es no es lo que tu también quieres con 30, 40, 50, 60, 70 años? Ahora haz un esfuerzo y recuerda ¿qué tan manipulable eras con 20 años?

¿Debería hacer diferencia cuando se habla de terroristas o víctimas? A todos nos mueve la emoción, el deseo, los sueños. El que mata como quien muere tenían sentimientos, frustraciones, metas. El cómo logres alcanzar tus objetivos será lo que marcará la diferencia porque durante ese proceso puedes construir o destruir.

 

TE RETO a que cambies tus conexiones neuronales y el próximo comentario sobre el atentado de Barcelona que hagas, sea desde la comprensión y el amor buscando la neutralidad. Ese será el verdadero cambio que tanto pides. Así estarás más cerca de su materialización, del pensamiento al acto.

Cuando comentes, publiques un post o grabes vídeos donde tus palabras no sean de odio, ataque, muerte, resistencia, irá, indignación, allí y solo en ese momento será cuando habrás dado el primer paso para un cambio verdadero, un cambio interno.

Todos los mensajes de repudio, odio, ira, tristeza, indignación, protesta, dolor, sufrimiento, son manifestados desde nuestro sistema límbico, nuestra parte más animal es la que habla. Es válido hasta cierto punto. Y digo válido hasta que tú digas que quieres un cambio. Y ahí es cuando debes entrar en coherencia de pensar, sentir y actuar en UNIDAD.

Si escribes odio, aumentarás la correspondencia con el odio. Cada uno habla según lo que tiene en su interior. “Por sus frutos los reconocerás”. Esta frase en la Ley de Correspondencia cobra mucho sentido.

Hazte correspondiente con la armonía, con la paz, con el amor. Entrénate diariamente para crear nuevas conexiones neuronales y puedas percibir la realidad desde el prisma de la neutralidad, sin juicios, sin condenas, sin venganza.

¿Todo lo que tu demandas al Estado Islámico lo practicas en tu vida diaria? Te voy a enumerar una serie de frases y piensa si las cumples todas.

  1. Jamás te enfadas con quienes no piensan como tu.

  2. Amas a los desconocidos.

  3. No quieres cambiar a nadie para sentirte mejor.

  4. Nunca impones tu forma de ver la vida a ninguno de tus seres queridos.

  5. Respetas todas las culturas diferentes a la tuya.

  6. Valoras a personas que no son de tu misma condición social, política, económica o religiosa.

  7. La venganza no está en tu vocabulario para hacer justicia.

¿Sigo?

Esto es lo mínimo que occidente pide al estado islámico. No pidas lo que no puedes ofrecer a los más cercanos a ti. Basta de tanta hipocresía y doble-moral. Trabaja por ser coherente y llenarte de más amor sin ver a quien le falta amor.

A la Fundación Budhi acuden personas que están dispuestas a no ser terroristas emocionales ni un día más y han decidido invertir en su plenitud. Cuando tomes tu esa decisión te estaremos esperando.

Gracias por llegar hasta aqui.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.