Llamada al despertar

Llamada al despertar

Imagina que voy a tu casa y te pido dinero, porque quiero comprar un arma. Quiero matar a mi vecino, porque él tiene calefacción central y yo no. No es justo. ¿Cuál sería tu reacción? Esto es lo que está pasando en este momento cuando EUA, Francia, Rusia, entre otros, bombardean otros países.

No quiero que mi dinero en impuestos, financien guerras. Yo no quiero ser cómplice. Los musulmanes, que no son considerados terroristas, es decir, la mayoría, muchos de ellos han pedido perdón por los diferentes atentados acontecidos en Europa, para reivindicar su raza. ¿Cuántos franceses, rusos o norteamericanos has visto que hayan pedido perdón a los sirios por los bombardeos de estos últimos años?

Ruega que en algún momento, los países que están encima del tuyo, no encuentren gas o petróleo debajo del suelo, decidan invadir tu tierra y bombardear tu casa. Porque muy posiblemente, de la noche a la mañana, los medios de comunicación y algunos políticos, te conviertan en un terrorista sin serlo, por el simple hecho de defender tu hogar.

Llamada al despertar

Cuando entendamos que la paz es un estado de conciencia que se logra sin violencia, posiblemente la humanidad haya madurado. No te das cuenta de que es una contradicción la creencia de luchar por la paz. En toda lucha está implícita un grado de violencia, entonces, nada bueno resulta de un ataque o una defensa.

¿Cómo podemos pretender la paz cuando nuestros pensamientos, nuestras palabras y nuestros actos son violentos?

Así como condenas los ataques terroristas a las diferentes capitales europeas. ¿Por qué no condenas los ataques de Francia a Siria? , ¿porque no te sientes afín con los árabes?, ¿porque Irán, Afganistan, Siria están lejos? , ¿porque tienes más amigos europeos o porque  realmente te gusta la comida de aquí? Esto es una tontería.

Si hay que condenar algo, que sean todos los actos violentos que nuestros gobiernos pasan por alto y en los que se ven implicados. Ya puestos a culpar, ¿sabéis qué condeno yo? Condeno a quienes han arrebatado la vida de inocentes, por culpa de las ambiciones de otros. Ya sean políticas, religiosas o sociales.

Pero no creo que la cuestión sea culpar, juzgar o vengarse de nadie. Esto solo alimentaría la ignorancia en  la cual estamos inmersos. Debemos ocuparnos en pensar más allá de nuestras creencias políticas o religiosas. Un cambio de consciencia humano es necesario; comienza por ti, no por el del lado.

Los líderes extremistas, sean quienes sean, no son sólo quienes tienen que cambiar su forma de pensar. También tú, tú que crees que la solución es ir a una guerra. Ese deseo de justicia es violento. Y la paz no puede vivir con pensamientos violentos como esos en tu interior.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.