Mentoring Pre-natal

Inteligencia emocional para madres y bebés

Vivir el proceso de creación de la vida de manera consciente es uno de los trabajos de pedagogía más sublimes que una mujer puede experimentar durante el abrazo de nueve lunas.

El mejor regalo para tu bebé, a parte de darle la vida, es acompañar esa alma en su desarrollo tanto física, mental y espiritualmente de manera consiente.  Entender que las 40 semanas de gestación es un proceso de cambio único e irrepetible y toda la información que pase bioquímicamente a través de ti, tendrá consecuencias reflejadas en tu bebé. El feto puede escuchar y retener los sonidos que le llegan a través del vientre materno,según un estudio de la Universidad de Helsinki (Finlandia). Los recién nacidos tienen la capacidad de reconocer los estímulos aprendidos durante su gestación. En el estudio, los científicos emplearon sensores encefalográficos para registrar la actividad cerebral de los fetos en el hipocampo (memoria). Cuando estos bebés nacieron, se les estimuló auditivamente con los mismos patrones de sonido y mostraron una señal neuronal de reconocimiento. 

Tanto tu como tu pareja son emisores de información con cientos de filtros inconscientes (miedo, ira, venganza, apego, ansiedad, alegría, cariño) ¿Con qué filtro quieres que nazca tu bebé? 

El proceso del embarazo es sagrado y fundamental para el destino que venga a cumplir ese nuevo Ser. Te ayudaremos a enfocar tu energía vital durante el proceso embrionario, de gestación y la construcción de archivos de información para tu bebe con pocas cargas emocionales con el objetivo de disminuir los traumas preparto basados en discusiones, problemas cotidianos, pensamientos y sentimientos.

Investigación

La psicobióloga Vivette Glover y su equipo de investigadores de la Imperial College de Londres, empezó a indagar sobre las emociones y el embarazo. Realizaron un estudio con 14.000 mujeres embarazadas. Se les monitorizaba sus niveles de ansiedad y estrés. Los resultados que arrojó el estudio luego de hacerles seguimiento a los bebés durante unos años, concluyó que el 15% de los hijos de las madres más estresadas y ansiosas tenían el doble de riesgo de padecer déficits de atención e hiperactividad con una predisposición a ser ansiosos y tener problemas de comportamiento especialmente entre los varones y que más tarde puedan desencadenar conductas delictivas.

Inscríbete y realiza la reserva de tu sesión.

0 + 1 = ?