¿Por qué lo hago?

En el 2008 cuando todavía tenía la productora de entretenimiento, tuve un sueño y el significado de ese sueño era que re-conectara con la naturaleza, que debía volver a mis orígenes como ser humano. De ese sueño comenzó a desarrollarse un proyecto para preservar los bosques primarios del planeta, luego nació la Fundación Budhi y ésta absorbió lo que más tarde se llamaría Beamazon como primer programa de formación.

Siendo el desarrollo de consciencia  el núcleo de todo lo que hago decidí, unos años atrás, que el trabajo convertiría en mi filosofía de vida. Dicho así suena muy bonito, pero lo que conlleva esa decisión puede hacerte muy feliz y crecer o puede frustrar tu vida por completo. Desde entonces busco el equilibrio constante en mi vida para mantenerme armónico con lo que hago y lo que quiero llegar a ser.

En respuesta a la pregunta ¿por qué lo hago?, puedo decir porque quiero transformarme desde mi interior, mantener la curiosidad por lo novedoso, dejar de sufrir con la cotidianidad, recordar y descubrir quien soy, auto-valorarme, aprender a agradecer y a servir. Son tantas cosas que implican entrar en el camino hacia el desarrollo de la consciencia que puede abrumar y colapsar tu mente con tanta información, creando la sensación de salir corriendo, mirar a otro lado o, por el contrario, afrontar la decisión y disfrutar del proceso de crecimiento. Este último es lo más complicado.

Hago lo que hago porque “para poder enseñar lo aprendido debes comprender lo vivido”. Sin la comprensión de las cosas, la transmisión de un mensaje se hace muy difícil. ¿Por qué crees que las películas que tienen como subtítulo – basada en una historia real – ganan peso argumental? Nuestra mente se predispone a creer, a empatizar y a crear puntos en común con esa historia. De igual manera cuando expongo mis lecciones aprendidas en primera persona, el vínculo que se crea a nivel mental es mucho más fuerte entre quienes me escuchan y yo.

Tengo muy presente que lo importante no soy yo, no es la marca o la entidad que represento. Para poder facilitar una información que pueda inspirar a otras personas para la transformación debo convertirme en el mensaje. Cada palabra que salga de mi boca tenga un sentido desde su misma concepción. Cada mensaje es un nacimiento. No se puede parir el concepto de hijo, no se puede dar a luz a una niña que se imagina, esa potencialidad, esa idea se tuvo que haber materializado para poder nacer. Con la pedagogía es exactamente igual. No puedes facilitar información que solo son conceptos mentales porque de ser así solo sumarás creencias a quienes te escuchan. Para contribuir a la pedagogía universal, debemos dejar a un lado nuestro ego ya que éste es el envoltorio, lo que se cree que hace atractivo el mensaje.

Para hacer lo que hago y dar el 100% de mi servicio a diario, debo trascender mi ego y comprender que lo importante es el mensaje, no el mensajero.

Cómo puedo ayudarte para que empieces este camino hacia el desarrollo de la consciencia? Esa pregunta la contestaré en el siguiente post. Así que si tu interés se ha mantenido, te diré como hacerlo.

Gracias por existir y por tu atención.